Asociación de Personas Minusválidas Verdiblanca

El Ayuntamiento subvenciona con 70.000€ a taxis adaptados que no están disponibles

Las 11 licencias no tienen una regulación de presencia en la calle para atender a personas con movilidad reducida

Es lo habitual: según qué horas del día no existen taxis para sillas de ruedas en la ciudad de Almería. Sin embargo, el Ayuntamiento subvenciona con 70.000 euros los gastos de adaptación para estos vehículos sin entrar a valorar a fondo si cumplen o no con su finalidad: estar disponibles para las personas con movilidad reducida. Con ese dinero se callan las asociaciones de taxistas, pero las quejas del colectivo de la discapacidad siguen sonando.

Aunque es cotidiano no encontrar taxis a determinadas horas del día y en determinados días del mes por motivos de descanso del personal en franjas horarias coincidentes, un ejemplo elocuente sucedió este martes 26 de diciembre: un día festivo, con restricciones en las líneas de los autobuses urbanos y con más probabilidad de llamar a un taxi. Las dos y media de la tarde sigue siendo una hora nada intempestiva para usar el transporte público; sin embargo no había en la capital almeriense ningún vehículo adaptado de esta índole de servicio.

La asociación Radio Taxi lamentó no poder atender este tipo de demanda porque a esa hora no había licencias disponibles ni sabía cuándo las habría. Por su parte, el presidente de Tele Taxi tiene dada la orden a las operadoras de que ante estas peticiones no se comuniquen las mismas por la emisora sino que se facilite el teléfono particular de los propietarios de los vehículos que están adaptados. Esto imposibilita saber con exactitud si están o no de servicio y si desean prestarlo.

Desde julio de 2015, con la constitución del nuevo equipo de gobierno municipal creado para el último mandato del entonces alcalde Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, hasta el presente mes de diciembre, el presidente de Verdiblanca, Antonio Sánchez de Amo, se ha reunido hasta en seis ocasiones con los diferentes ediles que han pasado por la concejalía de Movilidad del Ayuntamiento de Almería: María Vázquez, Rafaela Abad y Manuel Guzmán, para expresarles entre otros asuntos la necesidad imperiosa de regular la presencia y prestación de servicios de los taxis adaptados.

Salvo Guzmán, que ha visto oportuno sentarse en breve con los representantes del gremio de taxistas para abordar el problema, el resto han ido posponiendo el asunto sin que se resolviera. Tampoco lo han hecho ninguno de los tres portavoces de los grupos políticos de la oposición: Juan Carlos Pérez Navas, Miguel Cazorla y Rafael Esteban, a quienes igualmente Verdiblanca le viene exponiendo personalmente desde hace dos años y medio estas dificultades. Es más, Cazorla, que apoya con tres conejales al equipo de gobierno, ha sido el máximo defensor de otorgarle una subvención anual de 70.000 euros a las licencias adaptadas.

Verdiblanca ha defendido siempre la conveniencia de apoyo económico público para la existencia de vehículos adaptados, pero igualmente ha propuesto en todo momento que, al igual que se hace en otras ciudades, esos taxis a cambio estén regulados especialmente para que presten un servicio adecuado y no arbitrario, como ocurre actualmente. De hecho, la reciente ordenanza del taxi aprobada en pleno este año contó con aportaciones de Verdiblanca para mejora del texto y volvió a solicitar previamente el 26 de junio que “se estudie la manera de regular la coexistencia de todos esos taxis adaptados, de forma que no descansen todos a la vez”.

Desde el pasado 4 de diciembre la ciudad de Almería debería contar con 14 licencias de taxis adaptados, es decir, un cupo del 5% de las aproximadamente 280 existentes, según establece el RD 1544/2007, de 23 de noviembre, por el que se regulan condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad.

El concejal de Movilidad Manuel Guzmán dice estar ideando un plan para que las tres que faltan se incorporen lo antes posible gracias a estas subvenciones que vendrían a paliar, según él y los taxistas beneficiados, los gastos extras que generan este tipo de vehículo. Lo cierto es que ni el Ayuntamiento ni los profesionales de este gremio han presentado ningún informe técnico que avale esta teoría. Tampoco el Consistorio capitalino ha movido ficha con respecto a una denuncia difundida por un periódico almeriense y otra de las organizaciones del Observatorio Municipal de la Discapacidad por las cuales se ha puesto de manifiesto que existen varios taxistas de la ciudad que no aplican las tarifas recogidas en la ordenanza y que cobran arbitrariamente.

taxi adaptado

taxi adaptado